Si tuviéramos que colocarle una etiqueta sería “cocina tradicional argentina actualizada”. O “sofisticada”. Ubicado en una elegante casona de mediados del siglo XX, Azafrán es dirigido en los fogones por el chef Gabriel Stivala. Dentro de la propuesta, destacan los raviolini de salmón, las mollejas con kale, la paleta de cordero de cocción al vacío y los langostinos de Patagonia con mermelada de cebolla y espuma de parmigiano. Tienen un espacio reservado, con una mesa redonda, junto a la cava que contiene más de ochenta etiquetas de varias regiones, pero buscan diferenciarse con una selección especial de vinos rosados.

¿Dónde? Sarmiento 765, Ciudad 

Teléfono: +54 261 429 4200 

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

1884

Francis Mallmann fue el que lo inició todo en el país que solo se enorgullecía del asado. Pieza clave de la gastronomía argentina, se formó primero en el rigor de la cocina francesa en París.

Bröd

Significa pan en sueco y tiene todo lo que nos atrae de una panadería artesanal: la masa madre esponjosa, ligeramente ácida; la corteza crocante, casi caramelizada; el aroma a trigo que despide el horno.

Fuente y Fonda

Una casa de comidas es el equivalente a una taberna antigua en Lima. Uno de esos espacios democráticos, sin pretensiones, en el que se ofrecen tres o cuatro platos del día, que se exhiben en fondas.

La Marchigiana

En 1948, escapando de la posguerra, la nonna Fernanda se refugia en Argentina luego de un largo viaje en el vapor Santa Cruz. Venían con ella, sus dos hijos y sus ilusiones.