Vanina Chimeno abrió su primer brasserie en el año 2012 y lo pensó como un espacio casual, ideal para tomar una mesa en cualquier momento. Prefirió invertir días y meses en afinar su cadena de trazabilidad con los proveedores locales. Por eso, en su carta no hay sobresaltos: son platos frescos y simples, aunque técnicamente impecables. Por ejemplo, las berenjenas napolitanas con burrata y pesto de albahaca. O los ravioles de calabaza y almendras. O las albóndigas de cordero. En la carta de postres, hay una opción infalible, seas goloso o no: el mejor soufflé de dulce de leche del barrio.

¿Dónde? Belgrano 1069, Ciudad

Teléfono: +54 261 420 4322

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: mariaantonietaresto.com.ar

También puede interesarte

Francesco Barbera Ristorante

Es otra de las casa de restauración que ostentan el sello inconfundible de la cocina italoargentina de los Barbera en Mendoza. Francesco es el esposo de María Teresa, la legendaria cocinera de La Marchigiana.

Azafrán Restó

Si tuviéramos que colocarle una etiqueta sería “cocina tradicional argentina actualizada”. O “sofisticada”. Ubicado en una elegante casona de mediados del siglo XX, Azafrán es dirigido en los fogones por el chef Gabriel Stivala.

Josefina Restó

Una contadora con título y trabajo fijo lo deja todo para estudiar gastronomía, trabajar con Francis Mallmann y aterrizar en un la cocina afrancesada de un hotel boutique de Costa Rica.

La Marchigiana

En 1948, escapando de la posguerra, la nonna Fernanda se refugia en Argentina luego de un largo viaje en el vapor Santa Cruz. Venían con ella, sus dos hijos y sus ilusiones.