Primero, fue la casa de Laurinda Santos Lobo, una distinguida mecenas del arte, que escenificó el esplendor del barrio de Santa Teresa a inicios del siglo XX, durante la Belle Époque carioca. Le decían entonces Ciudad Maravillosa y reunía a la intelectualidad y a los artistas en tertulias y congresos. Hoy, luego de un proceso de restauración para mantener los restos de la antigua mansión, alberga el centro Cultural Parque das Ruinas desde 1996. Ofrece una nutrida programación familiar, que incluye exposiciones, obras de teatro y espectáculos de circo y música.

Muy cerca de allí, en el mismo barrio de Santa Teresa, el Museo Chácara do Céu se aloja en la construcción que habitó el empresario y coleccionista de arte Raymundo Ottoni de Castro Maya (1894 -1968). La heredó en 1936 y, gracias al trabajo del arquitecto Wladimir Alves, se recompuso como una residencia cubista y moderna, de tres pisos, integrada a los grandes jardines y a las vistas que se tiene desde ahí de la bahía de Guanabara. Hoy, como museo, forma parte del Patrimonio Histórico y Artístico de Brasil y exhibe la gran colección de piezas de Castro Maya: de escultores y artistas nacionales, así como de íconos del arte como Candido Portinari y Henri Matisse.

¿Dónde? Rua Murtinho Nobre 169, Santa Teresa

Teléfono: +55 21 2215 0621

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

Teatro Municipal

Inspirada en las formas de la Casa de la Ópera de París, esta construcción, imponente desde su fachada, marca un hito en la arquitectura modernista de Río de Janeiro. Su construcción estuvo a cargo de los arquitectos Francisco de Oliveira y Albert Guilbert, y fue inaugurado en 1909.

Museo del Mañana

Fue diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava en 2015, sobre una superficie de cinco mil metros cuadrados en el muelle Mauá. Desde lejos, sobresale la forma futurista de un techo voladizo.

Jardim Botânico

Este espacio fue creado en 1808, cuando Brasil era una colonia portuguesa. Alberga más de cuarenta mil especies de plantas, una de las mayores concentraciones del mundo, sobre un área total de 137 hectáreas.

Teleférico del Pan de Azúcar

La vista más espectacular de Río de Janeiro se obtiene con elevación. Para ser más exactos, a 396 metros de altura; es decir, en la cima del Pan de Azúcar, ese bloque monolítico de granito, que domina el paisaje carioca.