La vista más espectacular de Río de Janeiro se obtiene con elevación. Para ser más exactos, a 396 metros de altura; es decir, en la cima del Pan de Azúcar, ese bloque monolítico de granito, que domina el paisaje carioca. A los pies de la montaña, se fundó la misma ciudad bautizada como São Sebastião do Rio de Janeiro en 1565. Sobre el nombre, hay dos versiones aceptadas.

La primera es que los portugueses durante los siglos XVI y XVII la llamaban así por la forma similar a la de unos conos usados para transportar azúcar hacia Europa. La otra versión menciona una voz en lengua tupi, perteneciente a los primeros habitantes de la bahía de Guanabara, que significa cerro alto en punta. De cualquier forma, el teléferico, recién inaugurado en 1912, une la playa Vermelha con la colina de Urca, a 220 metros sobre el nivel del mar. Ese primer tramo, que también cuenta con miradores, galerías y pequeños restaurantes, anticipa la conquista de la cima del Pan de Azúcar.

¿Dónde? Rua Pasteur 520, Urca

Teléfono: +55 21 2546 8433

Más información aquí.

Conoce más sobre Rio de Janeiro aquí:

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

Escaleras de Selarón

El artista chileno Jorge Selarón empezó esta obra urbana como un homenaje a la ciudad que lo recibió siete años antes.

Bondinho de Santa Teresa

Su trayecto recorre espacios emblemáticos de la ciudad como los Arcos de Lapa, sobre el trazado de los antiguos acueductos.

Teatro Municipal

Inspirada en las formas de la Casa de la Ópera de París, esta construcción, imponente desde su fachada, marca un hito en la arquitectura modernista de Río de Janeiro. Su construcción estuvo a cargo de los arquitectos Francisco de Oliveira y Albert Guilbert, y fue inaugurado en 1909.

Parque das Ruinas

Luego de un proceso de restauración para mantener los restos de la antigua mansión, alberga el centro Cultural Parque das Ruinas desde 1996.