Los dueños son peruanos y hacen cocina travesti. Es una estrategia de marketing para referirse a un concepto real: es una gastronomía que viaja y se transforma entre lo peruano, lo chileno y lo asiático. Es que la cocina peruana se ha instalado en el imaginario de Santiago de Chile, con conceptos exitosos que aterrizaron desde Lima; por ejemplo, Osaka, La Picantería o Barra Chalaca. Lo interesante de Sarita Colonia es que nace allí. Tiene una ambientación kitsch, con imaginería religiosa y detalles neón en vitrales. Hay cebiches y tiraditos que aprovechan los recursos marinos de Chile. Presta atención a su coctelería, en la que usan pisco peruano y gin boliviano.

¿Dónde? Loreto 40, Recoleta

Teléfono: +56 2 2881 3937

Más información aquí. 

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: Kris Ossandón

También puede interesarte

99 Restaurante

En este local, no abusan de los condimentos y procuran hacer todo de manera artesanal: desde los quesos hasta los embutidos.

Arrocería Cienfuegos

¿Puedes vivir sin arroz? Esa fue una de las preguntas que se hizo el chef Benjamín Cienfuegos antes de abrir la primera arrocería de Santiago de Chile.

Osaka

En el año 2000, fue el primer restaurante nikkei que aterrizó en Santiago. El chef peruano Ciro Watanabe ha estado a cargo de la cocina y la ha llevado a ser incluida en listas de los mejores restaurantes de la región.

Ambrosia Bistro

Un concepto más casual y más asequible, donde se propone una visión de la bistronomía chilena. El resultado: técnicas y recetas francesas con productos chilenos de temporada.