Es como la catedral de las cantinas notables en Santiago. La más insigne de las picá de la ciudad (como le dicen a los sitios que sirven picadas para acompañar las bebidas). Es un lugar popular que acumula años de historia desde su fundación en 1896 (aunque entonces tenía otros nombres) y local preferido de escritores, “gente de a pie” y presidentes por igual. Además, es cuna emocional de tragos nacionales como el terremoto. Es una mezcla de vino blanco de cualquier cepa, helado de piña, fernet y granadina. La jarra de este preparado se llama cataclismo.  

¿Dónde? Aillavilú 1030, Centro 

Teléfono: +56 2 2698 1682

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: La Piojera

También puede interesarte

Siete Negronis

Está dentro del top 5 de bares en Sudamérica. La obsesión compartida de Matías Peredo, Rodrigo Otaiza, Fernando Costa y Matías Supán los ha llevado a perfeccionar hasta siete versiones del negroni.

Polvo

Más de cien etiquetas de vino natural chileno, esa tendencia global que valora los mostos de la uva con casi nula intervención, sin filtrar, expresando su terror auténtico.

Cuatro Bocas

Aquí se especializan en albóndigas, incluyendo sus opciones vegetarianas (de frijoles o quinua) y dulces (de arroz con leche y de coco). Si bien estas son las que se llevan la atención, su barra ejerce una atracción inevitable también.

Salón Chharqu

Su propuesta incluye creaciones que forman parte de algo que llaman «coctelería ancestral». Está ubicado en el segundo piso del restaurante Peumayén.