Leonor Espinosa era economista y artista antes de volcar toda su sensibilidad en la cocina. Ahora crea preparaciones que parecen pequeñas composiciones artísticas, con ingredientes sacados de una despensa exótica del interior de país. Por ejemplo, una lámina de pescado del día con un bálsamo de páramo, extraído del quiche de agua, una planta carnívora endémica. Otro de sus platos insignia es el atún con hormigas culonas (provienen de las montañas de Santander, son molidas como nueces y servidas como guarnición crocante), pipilongo (una alternativa silvestre a la pimienta negra), guandú (similar al guisante) y miel de caña. Ir a Leo es experimentar y sorprenderse. 

¿Dónde? Calle 27B #6-75, Pasaje Mompox

Teléfono: +57 1 286 7091

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: restauranteleo.com

También puede interesarte

Salvo Patria

¡Salvo Patria! es algo así como el ¡Ampay, me salvo! Esa frase de salvaguarda de un juego infantil, el mismo que Alejandro Gutiérrez y Juan Ortiz jugaban de niños.

Mesa Franca

Es una casa grande, ubicada justo en una esquina. Por dentro, la atmósfera es rústica e industrial con toques sofisticados.

Criterion

Es el primer restaurante de los hermanos Rausch. Criterion empezó como un restaurante de comida francesa, pero la creatividad de los hermanos y los recuerdos de cocina de sus abuelas austríaca y polaca fueron invadiendo la carta.

Harry Sasson

Abrió sus puertas hace veinticinco años en una elegante mansión, estilo Tudor, en unos de los barrios más sofisticados de la capital, El Nogal.