Son apenas cuarenta metros cuadrados, en un patio interior, con tres mesas y una barra casi al fondo del restaurante El Bandido. Habían acondicionado ese espacio en el año 2015, pero quisieron que tuviera una personalidad distinta, con otra carta de abrebocas y coctelería. Funcionaba como un secreto para los que lo conocían, amantes de cócteles clásicos como el Sazerac, pero una lista de la revista Conde Nast lo ubicó entre los diez mejores del mundo, junto a The Dead Rabbit en Nueva York y Baltra en Ciudad de México. Entonces, el bartender Wilman Corredor entendió lo que había estado haciendo. Creaciones suyas como el Penicilín, que emplea dos tipos de whisky y es servido en una jeringa, y otras exquisiteces del Enano, como ostras de Seattle, habían configurado a un tipo de comensal: ese que valora lo clásico en formatos únicos. 

¿Dónde? Calle 79b #7-12, El Nogal

Teléfono: +57 1 212 5709

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: Enano Bar

También puede interesarte

Andrés Carne de Res

Más que un local, es una experiencia patriótica desde el año de su fundación: 1982.

Sir Frank

El nombre viene de la salchicha Frankfurter. Nació de un food truck dedicado al hot dog, con la idea de convertirse en ese lugar casual, con cierta decoración que remita a un diner norteamericano de los años cincuenta.

Liberatrix

El logo del bar muestra a Manuelita Sáenz, un mujer quiteña de mirada fija, sosteniendo un cóctel.

Baum

Baum quiere decir árbol en alemán. Es el logo de la discoteca. Apareció en el año 2013, justo cuando las fiestas electrónicas en Bogotá ya no tenían el auge de la década de 1990.