La historia empieza en el siglo XIX, cuando Medellín tenía apenas cuarenta mil vecinos. Más adelante, se le llamó Bosque Centenario de la Independencia. Recién en 1972, recibió el nombre con el que lo conocemos: Jardín Botánico de Medellín Joaquín Antonio Uribe, en homenaje a uno de los principales educadores y naturalistas de Colombia. Ese mismo año, la ciudad fue sede de una conferencia mundial sobre orquídeas y el jardín recibió nuevas especies que hoy son su mayor patrimonio: el orquideorama. Se trata de una construcción orgánica, que parece un panal de abejas o una flor, que presenta varios niveles dispuestos en siete hexágonos. Aparte de las flores exóticas, este espacio público, de más de trece hectáreas, cuenta con un mariposario; la laguna Francisco José de Caldas y su selección de plantas acuáticas; áreas verdes para realizar caminatas o para protagonizar un pícnic espontáneo (que puedes adquirir en el restaurante In Situ).

¿Dónde? Calle 73 #51d14, Miranda

Teléfono: +57 4 444 5500

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

Parque Explora

De lejos, parecen cuatro cajas rojas suspendidas. Por dentro, contienen cientos de dinámicas interactivas que vinculan tecnología y naturaleza. La puesta en escena responde a la transformación que Medellín experimentó desde el año 2003, de la mano de destacados arquitectos.

Pueblito Paisa

En lo alto del Cerro Nutibara, uno de los puntos tutelares de la ciudad, y dentro uno de los parques naturales más grandes de Medellín, se ubica el Pueblito Paisa.

Museo de Arte Moderno

La historia del museo, fundado en 1978, es larga; pero queremos detenernos en las acciones que se realizaron por su aniversario número treinta. Entonces, se decidió mudar la colección y la construcción a un barrio naciente, Ciudad del Río, sobre lo que fue una siderúrgica de 1938.

Parque Arví

Declarado reserva forestal desde 1970, este parque natural cuenta con más de mil setecientas hectáreas, repartidas en zonas de bosque de niebla. Se trata de un ecosistema climático que estimula la diversidad de flora y fauna.