Fernando Botero, en Bogotá o en su ciudad natal, Medellín, o en cualquier parte del continente, es reconocido como el artista icónico de Colombia. Esta plaza, de casi siete metros cuadrados en el centro de la ciudad y también conocida como Plaza de las Esculturas, es, en realidad, un museo al aire libre: reúne veintitrés esculturas monumentales del artista paisa, hechas de bronce en Italia. Están sus famosas y voluminosas mujeres reclinadas, así como su serie de animales domésticos y figuras míticas. Su importancia es vital cuando se revela en gestos como el de los dos pájaros. En 1995, en la contigua plaza de San Antonio, había una escultura de Botero: era un pájaro que fue dinamitado durante un ataque guerrillero. A inicios del año 2000, el artista donó una escultura idéntica, que bautizó como “El pájaro de la paz”, en rechazo a la violencia, y que solicitó ubicar justo al costado de la escultura semidestruida.

¿Dónde? Avenida Carabobo (Calle 53 con carrera 51), La Candelaria

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

Museo Casa de la Memoria

La quebrada de Santa Elena fue el primer sitio poblado en Antioquia. Por ello, forma parte del imaginario histórico paisa. Y, justamente por eso, fue el espacio elegido por un estudio de arquitectos para recuperar su valor paisajístico como Museo Casa de la Memoria en el año 2006.

Museo de Arte Moderno

La historia del museo, fundado en 1978, es larga; pero queremos detenernos en las acciones que se realizaron por su aniversario número treinta. Entonces, se decidió mudar la colección y la construcción a un barrio naciente, Ciudad del Río, sobre lo que fue una siderúrgica de 1938.

Pueblito Paisa

En lo alto del Cerro Nutibara, uno de los puntos tutelares de la ciudad, y dentro uno de los parques naturales más grandes de Medellín, se ubica el Pueblito Paisa.

Parque Explora

De lejos, parecen cuatro cajas rojas suspendidas. Por dentro, contienen cientos de dinámicas interactivas que vinculan tecnología y naturaleza. La puesta en escena responde a la transformación que Medellín experimentó desde el año 2003, de la mano de destacados arquitectos.