Carlos Coriolano Amador nació en 1835. Fue minero, comerciante, bon vivant, pionero y el personaje más brillante de Medellín entre 1890 y 1919. Hizo de su vida tumultuosa, agitada y viajera una verdadera novela épica. Tuvo mansiones y dinero, e importó autos por primera vez a la ciudad. También tuvo una casa donde se celebraban las juergas de entonces. En 2014, los dueños de Salón Amador recuperaron ese espacio para convertirlo en un homenaje vivo de “música tremenda”. En el imaginario paisa, es uno de los altares de la vanguardia musical en Medellín (y de legendarios gin tonics también).

¿Dónde? Carrera 36 #1038, La Florida

Teléfono: +57 318 268 5361

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: Salón Amador

También puede interesarte

Burdo

Burdo es uno de esos gastrobares que cuidan mucho su concepto y su decoración. Burdo es lo contrario a delicado, pues allí, como anuncian en su manifiesto, la vida se vive de manera intensa con “buenos tragos y malos amigos”.

Trilogía Bar

Ubicado muy cerca del Museo de Arte Moderno, Trilogía forma parte también de la puesta en valor del barrio de Ciudad del Río, un espacio que antes solo alojaba industrias y fábricas.

Woka Lounge

Mientras subes las escaleras hacia el tercer piso, se escuchan sonidos como de jungla. Al interior, la decoración invade al recién llegado: una especie de caverna donde aparecen árboles, lianas y musgo artificial.

Vaggart

Otro rooftop en la ciudad que aprovecha los aires de un hotel. Esta vez es el Vaggart Bar del Art Hotel, que se luce con una terraza de decoración newyorker, detalles industriales expuestos y materiales cálidos.