Aunque está dentro del Hotel Continental, La Canoa, inaugurada en 1974, ha sabido posicionarse en la escena gastronómica guayaca con una propuesta de cocina típica actualizada. Junto con El Caracol Azul, son los restaurantes emblema (y más clásicos) de la ciudad. El antiguo dueño del hotel, Emilio Bruzzone, sorprendió a muchos cuando anunció un restaurante de cocina criolla (esa que hace buen uso de la casquería, de los guisos de olla lentísimos y de las porciones generosas) en un hotel de cinco estrellas. El guardián de esa tradición es el cocinero José Loor, que lleva más de medio siglo en la cocina de La Canoa. De ese refugio de sabores, salen platos como la fanesca (con bacalao y legumbres), el caldo de manguera (contundente potaje que semeja una sopa espesa, hecho con achiote, arroz, plátano y vísceras de cerdo), la guatita, el locro de papas, la lengua al jugo y el seco de chivo (que nada en cerveza y chicha de jora durante la cocción).

¿Dónde? Calle Chile 512 y Avenida 10 de Agosto, La Bahía

Teléfono: +593 99 455 2165

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

Alma Parrilla

Alexis Villacís es joven, chef y dueño de Alma Parrilla. Se graduó en Argentina y estudió en el Basque Culinary Center del País Vasco. En el primer emprendimiento en su país natal, los detalles aparecen hasta en las bebidas: la sangría que sirven reposa en una barrica de roble, junto con botánicos y frutos, durante un mes antes de llegar a la mesa de los comensales.

Lo Nuestro

Este espacio comparte la gastronomía ecuatoriana a través de correctos platos típicos. Existe cierta familiaridad en la manera en la que atienden a los comensales.

Zentro

La comida saludable no tiene por qué ser aburrida. Esa fue la premisa de MansoMix, el primer nombre de este espacio ubicado al interior de un hotel boutique, El Manso.

El Caracol Azul

Fue fundado en 1975 por Muriel Ann Beaven, una mujer que nació en Chile, pero que desde que aterrizó en Guayaquil adquirió otra nacionalidad emocional. Tenía entonces treinta y tres años y ningún aprendizaje formal en gastronomía.