Durante muchas décadas, lo francés fue signo de distinción en la cocina. Ese valor, ganado tras décadas de sofisticación gastronómica, entendió que debía adaptarse a los tiempos actuales. Conceptos como bistronomía o brasserie entonces estuvieron asociados a nuevas propuestas de cocina. En Quito, Chez Jérôme, el restaurante de Jérôme Monteillet Durin, es un ejemplo de ello desde el año 2006, cuando abrió sus puertas. Puede combinar un clásico filet mignon con un salteado de camarones o un pato confitado con miel junto a papas nativas y hongos silvestres. Su carta se estructura en capítulos: lo crudo (tiraditos y tartares), los clásicos (escargots y foie gras), la mer (pescados con salsa bordelaise y salsa dijon) y sur la terre (magrets y tournedos).

¿Dónde? Whymper N30-96, González Suárez

Teléfono: +593 2 290 4391

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

Entrecôte

Sebastián Vizcaíno es arquitecto, sommelier y dueño de este steakhouse, que se acerca al de una brasserie parisina.

Laboratorio Gastronómico

En este mismo espacio, en 1940, se fabricaban alambres. Desde el año 2015, es una incubadora de restaurantes itinerantes.

Z-food

Parecía una contradicción: que un restaurante a más de dos mil metros de altura concentre su oferta en los productos de mar. Pero lo hace y con aplomo.

Urko

Urko es apu, es decir, cerro. Esa influencia telúrica está presente en la carta del chef Daniel Maldonado, que escogió insumos de costa, sierra, Amazonía y de las islas Galápagos.