Fue uno de los primeros restaurantes de fine dining en Quito. En el año 2015, incluso fue incluido en la lista de los restaurantes a tomar en cuenta en el mundo según CNN Travel.  Entonces, hacían cocina creativa con ingredientes que cultivaban en su propia huerta, pero, sobre todo, con pescados y mariscos. Le dedicaban un capítulo de la carta a los cebiches: uno de ellos, de camarones, estaba inspirado en un Bloody Mary y llevaba una emulsión de vodka, con pimiento, culantro y apio. Otro, el Manabí, se preparaba con lenguado, en cortes tipo sashimi, que recibía una espuma de cerveza al final de la preparación. Hoy, el chef a cargo, Wilson Alpala, formado en cocinas de Francia y México, continúa la búsqueda de insumos locales que representen al Ecuador actual, y los plasma en un menú degustación de siete pasos.

¿Dónde? Mariano Aguilera 331, La Pradera

Teléfono: +593 2 254 3559

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

Entrecôte

Sebastián Vizcaíno es arquitecto, sommelier y dueño de este steakhouse, que se acerca al de una brasserie parisina.

Z-food

Parecía una contradicción: que un restaurante a más de dos mil metros de altura concentre su oferta en los productos de mar. Pero lo hace y con aplomo.

Laboratorio Gastronómico

En este mismo espacio, en 1940, se fabricaban alambres. Desde el año 2015, es una incubadora de restaurantes itinerantes.

Chez Jérôme

Durante muchas décadas, lo francés fue signo de distinción en la cocina. Ese valor, ganado tras décadas de sofisticación gastronómica, entendió que debía adaptarse a los tiempos actuales.