En idioma indígena kichwa, significa madre tierra. Este es un modelo de moda sostenible concebido de manera auténtica. Dos diseñadoras (la española María Puente Silva y la quiteña Vanessa Alarcón) se reúnen con artesanas ecuatorianas (sobre todo, de la comunidad indígena de angla en Imbabura, al norte de Quito) alrededor de un telar a pedales o de un ovillo de lana: emplean tintes naturales, experimentan con textiles, se cuentan historias y relatos, comparten conocimiento y técnicas.

Todo lo hacen juntas. Luego, pasan a la creación, al diseño. Por ejemplo, los bordados, ilustrados por Puente Silva, remiten a escenas de las leyendas que las artesanas relataron. Hay técnicas ancestrales que también actualizan. Por ejemplo, la del tejido ikat (propio de la zona de Azuay, en Cuenca), tradicionalmente empleado para elaborar chalinas (llamadas makanas), ahora se usa para confeccionar vestidos y trajes. En julio de 2019, Allpamamas se presentó en el Berlin Fashion Week y sus piezas pueden adquirirse en el design store La Ideal.

¿Dónde? José Tamayo N 24-260 y Lizardo García, Mariscal Sucre

Teléfono: +593 96 885 5924

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: allpamamas.com

También puede interesarte

+Arte

Es una galería, un taller, un espacio de comercialización y también un coworking artístico. En 2014, Gabriela Moyano, la gestora de +Arte, lo pensó como un espacio orgánico y como plataforma para artistas emergentes.

Galería Ecuador

Es un gift shop que tiene catorce salas temáticas dedicadas a sus principales patrimonios: desde tabletas de chocolate de origen, colecciones de joyas de autor, piezas de arte, fragancias, artesanías contemporáneas como shigras y accesorios de decoración.

Carolina Crespo

¿Una diseñadora vegana? Sí, así se presenta la quiteña Carolina Crespo. Cuando adoptó ciertos cambios en su alimentación, trasladó también esa filosofía a su quehacer creativo.

Olga Fisch Folklore

En 1939, la coleccionista húngara Olga Fisch, una apasionada de la estética Bauhaus, llegó a Ecuador escapando de la guerra en Europa.