Se dice que en este restaurante se cocina increíble y sin esfuerzo, un atributo que se aprecia tanto en la gastronomía como en las personas. Los dueños son los mismos de Cosme, la dupla de Enrique Olvera y Daniela Soto, que optaron por abrir un espacio más sencillo, accesible, pero tan delicioso como cualquier otro más elegante. Los platos explotan en sabor típico mexicano y el rumor cuenta que los neoyorquinos podrían comer allí todos los días: chilaquiles de desayuno, enchiladas de almuerzo y un vaso de tepache por la noche. El bartender, Jorsand Diaz, es peruano y ha sabido destacar en la complicada escena de la mixología neoyorquina.

¿Dónde? 372 Lafayette Street, Noho   

Teléfono: +1 347 662 3522

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: Atla

También puede interesarte

The Aviary

Dejemos de lado por unos segundos la carta, los tragos, el servicio y la música. Lo que más llama la atención aquí es la vista panorámica de Central Park y del Manhattan skyline desde el hotel Mandarin Oriental. La experiencia, entonces, está por los cielos.

Sugar Monk

Dos artistas involucrados en un emprendimiento de coctelería: Ektoras Binikos es griego, bartender y un destacado videasta; Simon Jutras es neoyorquino, fotógrafo y diseñador.

Attaboy

Los críticos (bastante exigentes) lo consideran como uno de los mejores bares de Nueva York. Está escondido detrás de una puerta de metal, pero tiene gran personalidad.

The Dead Rabbit

¿Qué hace que un bar sea un buen bar? La buena música y la cerveza. Es cierto. Pero para tener el mejor bar del mundo, se necesita de mucho, muchísimo más.