Los críticos (bastante exigentes) lo consideran como uno de los mejores bares de Nueva York. Está escondido detrás de una puerta de metal, pero tiene gran personalidad. Su público es variado, así como sus tragos: los curiosos se sientan en la barra a observar cómo se preparan los cócteles y los románticos eligen asientos más privados, al final del bar. Aquí, los detalles importan y hasta el hielo se corta como se debe: cristalino y sin opción a derretirse hasta que el trago se consuma en el vaso. Es una parada obligatoria para conocer la mixología contemporánea de la Gran Manzana. 

¿Dónde? 134 Eldridge Street, Little Italy 

Teléfono: +1 855 877 9900

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

Amor y amargo

Los ingredientes que se usan para los cócteles son misteriosos y, por eso, el bar tiene sus recomendaciones. Esperan que sus clientes tomen riesgos, que salgan de su zona de confort y se atrevan a pedir esas mezclas que no encontrarán en otro lugar.

Sugar Monk

Dos artistas involucrados en un emprendimiento de coctelería: Ektoras Binikos es griego, bartender y un destacado videasta; Simon Jutras es neoyorquino, fotógrafo y diseñador.

Atla

Se dice que en este restaurante se cocina increíble y sin esfuerzo, un atributo que se aprecia tanto en la gastronomía como en las personas.

The Aviary

Dejemos de lado por unos segundos la carta, los tragos, el servicio y la música. Lo que más llama la atención aquí es la vista panorámica de Central Park y del Manhattan skyline desde el hotel Mandarin Oriental. La experiencia, entonces, está por los cielos.