Está en el corazón de West Village y es una oda a un bar italiano. Se sirve bomboloni alla crema, panini farciti y spuntini. Y para seguir la tradición, se especializa en vino y en cócteles de colección elaborados con amaro, Cynar y vermouth. Los aperitivos no se comen solo en la mesa. El comensal elige si prefiere un bocado al aire libre, sobre el mostrador de mármol o parado junto a los cantineros. No necesita reservaciones, solo la felicidad dibujada en el rostro.

¿Dónde? 52 Grove Street, West Village

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: barpisellino.com

También puede interesarte

The Aviary

Dejemos de lado por unos segundos la carta, los tragos, el servicio y la música. Lo que más llama la atención aquí es la vista panorámica de Central Park y del Manhattan skyline desde el hotel Mandarin Oriental. La experiencia, entonces, está por los cielos.

The NoMad

En este bar, persiste la calidez de una clásica taberna neoyorquina. El menú es casual, pero inspirado en el restaurante del hotel.

Sugar Monk

Dos artistas involucrados en un emprendimiento de coctelería: Ektoras Binikos es griego, bartender y un destacado videasta; Simon Jutras es neoyorquino, fotógrafo y diseñador.

The Skylark

Una ciudad llena de rascacielos merece bares en los techos. Los rooftops son famosos en esta ciudad y este, que abrió hace cinco años, ha sabido ganarse el respeto de los ciudadanos más especiales.