Para Mario Castrellón, la gastronomía es cultura. Solo pensando así pudo dedicarse a fabricar un menú con influencias culinarias que se extienden fuera de la isla, abarcando Europa, Asia y África. Sus constantes visitas a las comunidades nativas de las selvas de Bocas del Toro y Darién también nutren un recetario nunca antes visto en la cocina urbana panameña. Prueba de ello son platos como el tamal de boda, en el que se utiliza la flor de palmera o la changa de cordero, una especie de taco contundente.

¿Dónde? Calle 50, 4.o local, Coco del Mar

Teléfono: + 507 391 4657 

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: maitopanama.com

También puede interesarte

Diablicos

Una pintoresca fachada color naranja y la figura de un diablico en la puerta indican que has llegado al lugar donde la tradición culinaria de la isla encuentra una de sus expresiones más honestas.

Salvaje

Imagina probar los más excéntricos platos con una vista panorámica de todo el skyline de Panamá, y en el lado opuesto, la imagen indeleble del Casco Antiguo. Esto se vuelve realidad en Salvaje, un restaurante basado en el arte culinario japonés, con ciertas licencias que nos recuerdan el Mediterráneo.

Riesen

Su apellido materno fue el homenaje. Así lo pensó el dueño y cocinero, Hernán Correa Riesen. En Panamá, también existe esa condición de la memoria que asocia los mejores sabores de la infancia a la sazón materna.

Fonda Lo Que Hay

Aquí, el libre albedrío es piedra de toque. Cada quien se sienta donde guste, toma sus cubiertos de la cesta y su cerveza bien fría directamente de la nevera.