Primero, está la librería. Uno de los dueños, Alejandro Lagazeta, empezó vendiendo libros a los trece años en un stand de la feria de Tristán Narvaja. Al fondo, atravesando el patio trasero de una casona restaurada, se ubica el restaurante (que es más que una cafetería de librería). Las sillas, las mesas y las luces en el techo le dan personalidad a este espacio tan hogareño, que acoge. Siempre hay un plato del día y un menú estable que incluye tartas (la de puerros es la más pedida), carnes y opciones frescas. La cocina es coherente con el espacio y la carta fue diseñada por dos cocineros que trabajaron en el Parador La Huella, el más reconocido y premiado restaurante de Uruguay. Sentarse en una de las mesas de la cafetería es ideal para finalizar la jornada con un libro bajo el brazo.

¿Dónde? Doctor Pablo de María 1185, Cordón

Teléfono: +598 2401 3475

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: miresto.com.uy

También puede interesarte

La Rambla

Es la costanera emblemática de Montevideo, que tiene una extensión de más de veinte kilómetros de largo. Durante el recorrido que bordea la costa del Río de La Plata, aparecen muchas de las playas más frecuentadas por locales y turistas durante los fines de semana.

Museo de Bellas Artes Juan Manuel Blanes

El museo se fundó en 1930, en conmemoración del centenario de la independencia de Uruguay. Lleva el nombre del pintor Juan Manuel Blanes, pues en esa fecha también se cumplían cien años de su nacimiento. Es imprescindible para entender la evolución del arte moderno uruguayo.

Museo del Fútbol

Cuando Uruguay fue anfitrión de la primera Copa del Mundo en 1930, se construyó en tiempo récord el Estadio Centenario. Más adelante, en 1975, luego de decenas de hazañas deportivas, se inauguró el Museo del Fútbol para homenajear el deporte rey.

Palacio Salvo

La estructura fue diseñada por el arquitecto Mario Palanti y se comenzó a construir en 1923 por la familia Salvo, que estaba compuesta por migrantes italianos que llegaron a Montevideo. Cuando las obras concluyeron, cinco años después, fue el edificio más elevado de Sudamérica.