Más de noventa años han pasado desde que se inauguró y su fachada sigue siendo imponente. La estructura fue diseñada por el arquitecto Mario Palanti y se comenzó a construir en 1923 por la familia Salvo, que estaba compuesta por migrantes italianos que llegaron a Montevideo. Cuando las obras concluyeron, cinco años después, fue el edificio más elevado de Sudamérica, con una altura que superaba los cien metros. Hasta la década de 1960, funcionó como hotel, y ahora, como una residencia que alberga a unas quinientas familias (un inquilino ha vivido allí cincuenta de sus ochenta años). Una construcción melliza, ejecutada por el mismo Palanti, se ubica en Buenos Aires: Palacio Barolo. A diario, más de mil personas visitan la estructura, como un testimonio de esos tiempos en los que las grandes construcciones cambiaban el paisaje de una ciudad para siempre.

¿Dónde? Plaza Independencia 848, Montevideo

Teléfono: +598 9845 6370

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

La Rambla

Es la costanera emblemática de Montevideo, que tiene una extensión de más de veinte kilómetros de largo. Durante el recorrido que bordea la costa del Río de La Plata, aparecen muchas de las playas más frecuentadas por locales y turistas durante los fines de semana.

Teatro Solís

Es el teatro más antiguo de Sudamérica. Cuenta 162 años desde su fundación y, si hacemos cuentas, prácticamente nació con la república de Uruguay. Aquí, se disfruta de la temporada de ópera y espectáculos de música clásica y conciertos de piano.

Museo del Fútbol

Cuando Uruguay fue anfitrión de la primera Copa del Mundo en 1930, se construyó en tiempo récord el Estadio Centenario. Más adelante, en 1975, luego de decenas de hazañas deportivas, se inauguró el Museo del Fútbol para homenajear el deporte rey.

Museo de Bellas Artes Juan Manuel Blanes

El museo se fundó en 1930, en conmemoración del centenario de la independencia de Uruguay. Lleva el nombre del pintor Juan Manuel Blanes, pues en esa fecha también se cumplían cien años de su nacimiento. Es imprescindible para entender la evolución del arte moderno uruguayo.