En Montevideo, hacen gala de la calidez del buen anfitrión en ambientes pequeños. Pasa en Amorín y sus diez mesas, ubicadas en una calle alejada del bullicio y el ajetreo. Podemos decir que es un restaurante-bar emblemático, de esos que conservan su atmósfera clásica. La cocina es charrúa, con licencias tanas (como se le dice a la influencia italiana) en el uso de pastas como el cavatelli. Por supuesto, la parrilla tiene una presencia importante. El resultado ofrece sabores frescos, con un buen balance entre proteínas y vegetales.

¿Dónde? Durazno 1451, Barrio Sur

Teléfono: +598 2413 1281

Más información aquí.

 

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

La Fonda

La cocina es abierta, un lugar donde uno puede entablar una conversación con el chef Mario Mori. El local se sitúa en una casona del siglo XIX que ha sido renovada para darles más espacio a los salones.

Jacinto

Lucía Soria es la mente creativa detrás del restaurante que se ha convertido en uno de los favoritos de la Ciudad Vieja, a tan solo unos pasos de la Plaza Zabala. Sus comensales valoran comer sin complicaciones y les encanta la sobremesa alrededor de una botella de vino.

El Palenque

Fue fundado por Emilio Portela, quien llegó a Uruguay con diecisiete años. Cuando empezó a acumular calendarios en el país, tuvo una certeza: a los uruguayos les gusta alardear de sus parrillas. Entonces, ¿por qué no fusionar el fuego de las brasas con lo mejor de la cocina española?

L’Osteria Ciudadela

Cuando Majo Rey diseñó la carta, aparecieron sus aprendizajes y viajes por España, Portugal y Francia. Ofrecen fish cakes, tienen chorizos artesanales, la guarnición de muchos platos es falafel y se lucen con los pintxos.