Aún persiste cierta fascinación por los vinilos (y no solo es una obsesión hispter), por la fidelidad de su sonido y por la nostalgia. En este espacio de la Ciudad Vieja, ese credo sigue vigente: los vinilos que suenan en La Ronda han sido seleccionados con detalle. Las quesadillas son sabrosas y el cheesecake es parte de la recomendación boca a boca. En invierno, lo más pedido son las sopas, especialmente la de calabaza. Se dice que no solo van fanáticos de la buena música, sino también los amantes de la poesía. Sesiones de jazz, de rock y de blues se turnan con cervezas y cocteles clásicos.

¿Dónde? Ciudadela 1182, Barrio Sur

Teléfono: +598 2901 5659

Más información aquí.

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

También puede interesarte

La Hacienda

En este bar, hay dos pedidos especiales: cerveza y tacos. El local es sencillo: una barra, mesas y cartas en ellas. Sin embargo, La Hacienda recibe gente desde 1942. Es decir, ya ingresó a la categoría de bares notables de la ciudad.

Asencio Bar

Tres amigos no quisieron complicarse en su nueva aventura gastronómica: quería un espacio de cervezas, vino y tapeo. No les importaba la etiqueta o el concepto, prefirieron apostar por la decoración, que respira art déco en cada rincón.

El Pony Pisador

Diez años le bastaron a este bar de Ciudad Vieja para instalarse en el imaginario nocturno de la capital. Hay un escenario para conciertos en vivo y ofrecen cerveza, etiquetas nacionales y algunas extranjeras, junto a un puñado de platos como picadas para compartir.

Matute

Federico Amándola dejó el rigor del fine dining para sumergirse en la cerveza. Investigó y se animó a elaborar su propia versión artesanal y casera. La bautizó Mist. El siguiente paso lógico fue abrir Matute Cervecería