En Pocitos, estaba ubicado el bar y almacén La Giraldita. Todos lo sabían. Eso y que allí se vendían los mejores fiambres de todo Montevideo. El jamón crudo era tan exquisito que la embajada de España organizaba picadas allí. El local cerró, pero abrió en 2019 como un restaurante y bar que lleva el nombre de Mi Querida Giraldita. Lo destacable es que se ha aprovechado la instalación original. La madera es de excelente calidad, el piso es el original y el ambiente se mantiene igual de intenso. 

¿Dónde? José Benito Lamas 2745, Pocitos

Teléfono: +598 2709 9997

Más información aquí.

 

Si visitas este lugar, compártelo en tus redes gracias a la Cobertura Internacional de Claro.

Crédito de imagen: Mi Querida Giraldita

También puede interesarte

La Ronda

En este espacio de la Ciudad Vieja, el credo de los vinilos sigue vigente: las decenas de discos han sido seleccionados con detalle por los dueños. Sesiones de jazz, de rock y de blues se turnan con cervezas y cocteles clásicos.

Bar Andorra

Un bar emblemático, querido por locales y viajeros desde hace cuarenta años. Por adentro, la decoración sigue siendo la de toda la vida: estanterías de madera, un mostrador de mármol, la misma caja registradora y la eterna máquina para hacer café.

La Hacienda

En este bar, hay dos pedidos especiales: cerveza y tacos. El local es sencillo: una barra, mesas y cartas en ellas. Sin embargo, La Hacienda recibe gente desde 1942. Es decir, ya ingresó a la categoría de bares notables de la ciudad.

El Pony Pisador

Diez años le bastaron a este bar de Ciudad Vieja para instalarse en el imaginario nocturno de la capital. Hay un escenario para conciertos en vivo y ofrecen cerveza, etiquetas nacionales y algunas extranjeras, junto a un puñado de platos como picadas para compartir.